Nuestro secreto

Venga, vaaale… os lo voy a contar. Hoy desvelaré el secreto mejor guardado, el porqué de nuestro éxito en materia de amigos. En cinco pasos, como si dijéramos. Para cultivar buenos amigos, siguiendo con el clásico símil del jardín, lo primero que hay que tener es memoria; selectiva, claro está. Esa que te permite olvidar los malos rollos y potenciar los mejores momentos. Lo segundo, tan importante o más, es la sinceridad. Con los amigos huelgan los disimulos y las patrañas, al pan, pan… En tercer lugar viene la entrega, la incondicional, el hoy por ti y mañana también. En cuarta posición, no por ello menos importante, se encuentra la amplitud de miras. Efectivamente, hay que saber mirar más allá del jardín. Y por último, este punto sí que es vital, la lealtad. A nosotros mismos como individuos y al conjunto, al resto del jardín. Al menos es así como “cultivamos” nosotros y bueno, mal que bien, nos va yendo. No hay más que ver que el que prueba, repite.
.
Feliz cosecha.
.
© Fernando Vázquez 

No hay comentarios: